06/08/1964

 

“Retorno”, 6 de agosto de 1964

En el problema político argentino, donde desde 1955 se agitan los partidos que obedecen a la tendencia demoliberal, las fuerzas armadas han hecho de “Providencia”: una vez fueron Gobierno y otras lo manejaron. Las consecuencias no han sido del todo halagadoras para los militares porque, si bien algunos de ellos se beneficiaron, las instituciones sufrieron un rudo desprestigio.

Lo remanente de esa acción, que aun se observa con claridad en el ambiente castrense, nos hace pensar que el “nuevo gobierno” surgido de las combinaciones anteriores y posteriores al 7 de julio, está amenazado y los que tienen responsabilidad no pueden ni deben cerrar los ojos ante la realidad.

El Ejército, después del 2 de abril, ha pasado a ser el eje de la acción político militar y su supremacía se viene imponiendo ininterrumpidamente desde entonces. Es natural que dentro de él se muevan distintas tendencias en las que se aglutinan diferentes elementos separados por las acciones y reacciones de una larga lucha constante que viene ya durando nueve años. Tales tendencias pueden caracterizarse en pocas palabras.

1. La “gorila o colorada”, al servicio de la oligarquía y partidaria de ejecutar sus planes “a sangre y fuego”, con abundantes medios financieros y la complicidad de algunos hombres de los organismos gubernamentales.

2. La corriente “violeta” partidaria de que una mano militar dura tome el Gobierno y proceda sin ocuparse de libertades ni de elecciones.

3. La corriente “azul”, que posee el mayor poder militar, de tendencia más popular, cuenta con las principales figuras del levantamiento de septiembre de 1962 y se encuentra aparentemente empeñada en que las fuerzas armadas retornen a su función específica.

Dentro de cada una de estas corrientes, existen como es natural, varias tendencias que se caracterizan en distintos grupos de jefes y oficiales, pero una gran mayoría siguen la opinión de las corrientes más poderosas. Salvo la “colorada” ninguna otra corriente se propone reiniciar la lucha entre el tercero y el quinto piso del Ministerio de Ejército.

La corriente “colorada” se mueve activamente por medio de generales, almirantes y coroneles retirados, conscientes de su debilidad militar buscan atraer a la tendencia violeta a la que consideran fácil de copar merced a lo confuso de sus objetivos y a su menor capacidad política. En cambio la tendencia violeta, cuyo poder militar es relativo, trata de atraerse a los de la corriente azul en procura de “ponerse en fuerza”.

Algo que podríamos llamar una subcorriente, vinculada al sector azul, pero relativamente independiente, que se ha dado en llamar “los investigadores”, rechaza de plano a colorados y violetas, acusa de tibios a los azules aunque mantiene buenas relaciones con ellos: su único prejuicio del pasado es un rechazo total e integral de la oligarquía.

Esta síntesis brevísima de la situación política en el Ejército, nos muestra una realidad objetiva al respecto: en el Ejército pasa lo mismo que en el resto del país, la afirmación de “que el Ejército no se mete en política” sigue siendo un cuento chino y lo de las “tareas específicas” es solo una aspiración del Pueblo Argentino. Es que los jefes, oficiales y suboficiales que integran los cuadros del Ejército tienen las mismas inquietudes que el resto de la ciudadanía y piensan en soluciones para el país. Por su formación se sienten inclinados hacia los “gobiernos fuertes” y, porque son hombres de mando, no de gobierno, se deciden por una dictadura militar encabezada en lo posible por un general cretino (como suele denominarse a los hombres duros en el mando) pero generalmente a poco andar se sienten defraudados y las consecuencias finales recaen en la frustración del país y en el desprestigio de la Institución.

Es que el único “gobierno fuerte” que existe es el “gobierno del Pueblo”. Una dictadura militar es sólo un “gobierno de fuerza” que no es lo mismo. El militar manda, no gobierna. Mandar es obligar. Gobernar es persuadir. Y al hombre es mejor persuadirle que obligarle.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s