Perón al Comando Superior Peronista (20/08/1963)

PeronEscribiendo

 20 de agosto de 1963

Terminado el episodio que caracterizó la farsa electoral del 7 de julio en el que los enemigos del Pueblo y del país dejaron patentizados la violencia, la arbitrariedad y el fraude;

Evidenciado este triste episodio, lejos de constituir el éxito que las fuerzas de ocupación, el “gobierno” y el Embajador Yanqui pretenden hacer aparecer en su propaganda publicitaria, representa el más rotundo fracaso, porque a pesar del sistema electoral fraudulento, el estatuto trampa, los tribunales especiales, los decretos que crearon el delito de opinión y establecieron las proscripciones, los vetos y las exclusiones más monstruosas, sólo consiguieron entronizar a un gobierno fantasma con el veinte por ciento de representatividad electoral y considerando:

– que las proscripciones, las cárceles y las persecuciones no le han permitido hasta ahora al Peronismo organizar sus fuerzas políticas;

– que en estos ocho años de persecución y de lucha enconada y sangrienta el Peronismo ha debido debatirse en la incertidumbre provocada por las violencias y arbitrariedades más dañinas;

– que esa situación y la falsa representatividad orgánica han dado lugar a que en la masa entrara la duda sobre la conducta de algunos dirigentes, llegándose a las más temerarias afirmaciones;

– que esta circunstancia está siendo aprovechada por nuestros enemigos a través de una copiosa propaganda para provocar una división suicida, a lo que se suma la acción de algunos tránsfugas y traidores que en concomitancia ingenua o culposa con el enemigo, colaboran en la tarea divisionista impulsados por una estúpida ambición personal.

EL COMANDO SUPERIOR PERONISTA RESUELVE:

I. Reorganizar el Movimiento Peronista en cada una de sus ramas con la finalidad de dar una mayor representatividad local y apoyo de base al organismo de conducción táctica, dependiente del Comando Superior Peronista únicamente a los efectos de la conducción estratégica.

II. Para el cumplimiento de lo dispuesto en el párrafo anterior, al Sector Gremial del Movimiento proceder a la reorganización de las “62 Organizaciones” en cada distrito del país, mediante la convocatoria de sus organizaciones sindicales, reunidas en plenarios locales en que están representando sin excepción y con el más amplio concepto de unidad, por encima de cualquier diferencia local o con la conducción nacional, todos los sindicatos peronistas del distrito. En dichos plenarios se elegirán las correspondientes autoridades del Distrito y cuando no hubiera unanimidad en la proposición de los gremios que designen sus representantes se confeccionarán las listas con representación en la conducción local por mayoría y por la minoría, en las proporciones de dos tercios y un tercio respectivamente de los miembros a elegirse. En el mismo acto se elegir la representación al plenario nacional de cada uno de los distritos, de modo que todos ellos, sin excepción, estén representados en el mismo. Esta tarea deber estar terminada antes del 30 de octubre del corriente año, de manera que con los delegados designados al efecto al plenario nacional pueda elegir en la primera quincena de noviembre la Mesa Coordinadora de las “62 Organizaciones”. Terminada esta reorganización, se tendrá en cuenta la misma a los efectos de la correspondiente representación de las “62 Organizaciones” en las Delegaciones Regionales y en el Comité Confederal de la C.G.T.

III. En el Sector Político se proceder a la reorganización y reestructuración del Partido Justicialista, el único que el Movimiento Peronista reconocer como su expresión política una vez terminada su reestructuración. Esta reorganización tendrá por finalidad la incorporación al seno del Partido Justicialista de todos los partidos nacionales y provinciales que bajo distintas siglas nuclean a los peronistas de todo el país, incorporándolos activamente como afiliados dentro del más amplio concepto de unidad y sin exclusión de ninguna clase ni por el origen de la afiliación anterior en los partidos ideológicamente en distintas denominaciones, ni por la proveniencia de cualquiera de los sectores políticos masculino, femenino o gremial, bastando únicamente la voluntad de afiliarse a la única fuerza política que reconocer el Movimiento Peronista.

IV. Designase como Comisión Interventora integrada por los compañeros:

Doña Ilda Pineda de Molina;

Doctor Don Julio Antún;

Doctor Don Rubén A. Sosa;

Señor Don Andrés Framini,

para que proceda a la total reorganización del Partido Justicialista en el orden nacional y local, el que se declara intervenido, caducas todas sus autoridades y correspondientes juntas promotoras así como sus apoderados. Esta Comisión ajustándose a las presentes instrucciones y a las que fuere necesario impartir en el futuro tendrá las más amplias facultades y actuar con total independencia del Consejo Coordinador y Supervisor.

V. La Comisión Interventora, en el orden nacional, deber visitar cada uno de los distritos del país, dejando constituido en cada uno de ellos una Comisión Provincial análoga a la Nacional y un apoderado provisorio, con mandato hasta la designación del titular. Deber dejar perfectamente aclarado que si bien el Partido Justicialista, en cuanto a su organización y representación es uno sólo, mantendrá en lo que se refiere a sus agrupamientos, organización primera y conducción, la individualidad que siempre existió entre la rama femenina y masculina debiendo, en cuanto a la proporcionalidad en los cargos electivos, existir representación proporcional a los respectivos adherentes. Deber asimismo establecer la apertura del mínimo de locales necesarios y únicos autorizados para hacer efectiva la afiliación en todos los distritos para que el 14 de octubre del corriente año se comience con la afiliación que deber terminar el 17 de noviembre. Se fija asimismo el 1 de diciembre como fecha para la elección de las autoridades que corresponde elegir por el voto directo de los afiliados. Deberá además fijar la fecha de reunión de los convencionales electos de manera tal que las autoridades ejecutivas, los delegados a la Convención Nacional y los apoderados del Partido estén designados con el tiempo suficiente para que el 22 de diciembre se realice la Convención Nacional y antes del 31 de diciembre del corriente año queden en posesión y ejercicio de sus funciones todas las autoridades partidarias en el país. En esta fecha quedará automáticamente disuelta la Comisión interventora y cesarán en sus cargos las Comisiones Provinciales en cada distrito al tomar posesión la autoridad ejecutiva local. La Comisión Nacional deber exigir previamente a su designación a cada miembro de la Comisión Provincial una declaración pública de no aceptación de ningún cargo partidario en la presente reorganización, análogamente al compromiso tomado ante el Comando Superior por cada uno de los miembros de la Comisión Nacional designada.

VI. La reorganización se hará de acuerdo al proyecto de carta orgánica básica, de cumplimiento obligatorio para todos y para cada uno de los distritos que establece la elección por el voto directo de los afiliados de las Convenciones Provinciales y que, para la elección de las Mesas Ejecutivas Nacionales y Provinciales del Partido, deber tener en cuenta la representación proporcional por tercios de cada uno de los sectores del Movimiento.

VII. El Comando Superior no acepta las renuncias presentadas por los miembros actualmente integrantes del Consejo Coordinador y supervisor del Movimiento Peronista. Se deja asimismo establecido que este organismo continuar siendo el de coordinación y conducción del Movimiento en su conjunto, ejerciendo en adelante las mismas atribuciones pero, durante el período de reestructuración del Partido Justicialista, quedan a exclusivo cargo de la Comisión Interventora todas las tareas inherentes a dicha reorganización, para cuyo desempeño no depender del Consejo sino directamente del Comando Superior.

VIII. El Comando Superior hará llegar oportunamente las directivas necesarias para fijar el número de miembros, las ramas del Movimiento que componen, alcance y delimitación de funciones como instrucciones generales a las que se ajustarán su contenido los distintos organismos del Movimiento. de esta manera el 1 de enero de 1964 entrar a funcionar el Consejo Coordinador y Supervisor constituido por los miembros que designarán directamente sus representantes, debiendo en adelante a los fines de la representación del sector político, en sus ramas masculina y femenina, ser hechas las designaciones por la Mesa Ejecutiva Nacional del Partido Justicialista.

Dado en Madrid a los veinte días del mes de agosto de mil novecientos sesenta y tres.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s